Malva


Lo diré de nuevo:
no espero nada.
Un extra, el mañana;
no lo anticipaba.

Salí del negro al gris,
quizá se pintará ámbar.

Se pintó malva,
ámbar,
colores primarios,
brillantes,
complementarios,
y también tenues,
pasteles,
azulados.

I have watched the dawn,
the dusk,
atardeceres callados.

Aroma a nube,
a sol amarillo,
a color negro.
Olor a bosque,
a mi refugio atesorado,
a hielo;
sonido de agua corriendo.

Brillante blanco,
solo mío.

Perdón


Antoni Gaudí

Vitrales del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (Fotografía: Crissanta).

Los colores queman los ojos
y no sé cómo explicártelo
porque son una niebla, bebé.

Son la luz
en todos los tonos que soñaste.
Son cada atardecer.

Son cada vez que he dicho lo siento.
Son cada vez que sentí amor.
Es limón en la lengua.
Es decirte: «Perdón».