Typing a dream


Yo era sólo una niña. Vestía de negro y tul, y llevaba en mis brazos a una bebé que era mi hija, pero se decía que era hija de mi Lady, de mi señora, de mi ama. La llevaba todo el día a pasear por las calles del centro, envuelta entre mis chamarras. Entré a un bar y me senté sola, iba a pedir y llegaron amigos míos. Me hice un enredo tratando de envolverla mejor en una cobija.

Que tenía un negocio, era una tienda de joyería. Acabábamos de abrir y entraron un par de tipos, uno de ellos era muy malo y trataba de extorsionarme. Por una indiscreción del otro, me enteré de que él también tenía una hija. Entonces lo amenazab: “Si algo malo le sucede a mí o a mi familia, I will kidnap your daughter”, y se lo repetía hasta el cansancio. Hasta que llegó un día –o quizás fuera el mismo– en que empujó mi puerta hasta hacerla ceder contra nuestros pobres esfuerzos, y en vez de hacernos daño como yo temía, dejó entrar a su hija: una pequeña rubia de pelo corto como la mía, sólo que la suya era más bajita. Aún asustada, yo le decía a mi nena: “Mira, ella se llama______ y va a ser tu amiguita, juega con ella”.

Después de un rato de estar conviviendo todos en el mismo lugar, quisimos tomarles unas fotos a las niñas, pero el hombre nos amenazó y salió llevándose a su hija.

Luego patiné en la sala en calcetines y después limpié la mesa y las moronas del pan.

Mis padres construían un castillito en la azotea, decorado con dibujos y colores de castillo, era muy lindo…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sueños por Crissanta. Guarda el enlace permanente.

Acerca de Crissanta

Carla Paola Reyes Editora, escritora, traductora Editora general de Salto al reverso Administradora de Arte y denuncia CEO de Somarí Creativos Mi objetivo es fomentar mi crecimiento profesional y personal, impulsando a emprendedores y artistas para que realicen sus propios proyectos.

Un pensamiento en “Typing a dream

  1. Mi estimada Carlita:
    Agradezco el bonito comentario dentro de mi blog, neta. Y debido a que me dejaste intrigado con tu sueño, pues me di a la tarea de leerlo a consciencia.
     
    La primera impresión que me da es que estás re lorenza, jajajaja. Creo que sobra decirlo, solita has de haber reído mucho al recordar cada momento del sueño. Sé que defiendo el discurso en que cada sueño recordado es un mensaje asimilado, pero después de media hora en la que traté de darle algún sentido o cierta aplicación a tu vida, simplemente no encuentro nada con qué relacionarlo. Aunque tal vez podría decirte: ¡Ya no te drogues!
     
    Te prometo que en los siguientes días seguiré de cerca vuestro caso, ya que me parece interesantísimo, de verdad. No sé, a lo mejor el castillo que tus padres estaban construyendo y coloreando es la representación de una casa que les van a regalar a ti y a Javier. La niña a la que cargas podría ser en realidad hija tuya, y esa "Dama" seas tu misma, pero viéndote a ti misma como el Ser que desde otra dimensión busca guiar tus pasos. Y el guey malo, junto con su hija, podrían ser el fiel reflejo de la humanidad y las reacciones que ésta tiene ante la posibilidad de abrirse a los demás. Y por último, puede que los deseos de querer secuestrar a la otra niña sean solamente el coraje y odio reprimido que almacenas en contra de diversos sectores de la sociedad -algo así como una extraodrinaria crítica-.
     
    Puede que sea todo eso o puede que el drogado sea yo.
     
    Te quiero mucho, Carlita.

    Me gusta

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s