Salmo 69


Perla en el bosque II


[Al bosque,
convocada
por una pregunta
años postergada].

«No me anegue la corriente de las aguas»,
pienso mientras siento
el océano dentro
subir desde mi centro.

Cuando él,
arrodillado,
sus manos sobre mis caderas,
mirando/esquivando
mis ojos lejanos,
exclama/cuestiona:

—¿Qué es lo que has dicho,
desdichada?

»¿Han sabido acaso
que me amabas?

«¡Que me trague el abismo!».
«¡Que el pozo cierre sobre mí su boca!».

Tiemblo mientras afirmo.

Y entonces veo el torrente
infiltrarse dentro del bosque
en forma de río.

Perla en el bosque


Perla en el bosque i


Perla en el bosque,
geranio entre los abetos,
rosa brillante entre el verde denso.

Dolor intenso
en el centro.

Llamado forzoso,
irrefrenable,
hacia mi dentro.

(Todos me han lastimado,
solo en eso pienso).

Perla que no veo,
gema que aún conservo,
aroma rosado
entre el gusto amargo
de las hojas de cada árbol.

Estoy en el bosque;
él me ha convocado.

img_20210326_180128_2