Frascos


SALTO AL REVERSO

«Mar azul», por Crissanta.

Azul y frío,
así es ese recuerdo:
un mar delicado
surcado por hielo

que no responde al grito
o a los ruegos
bello y mudo,
atesorado.

Junto con el resto,
lo guardo en un frasco
de vidrio templado,
de cristales de llanto.

He coleccionado
cada triunfo sobre el daño.
He ordenado
el caos en frascos:

Allí está ella,
la que apenas despierta,
que se retuerce en miedo
y en alerta.

Está la que miraba a la ventana…
y sus trazos en escarlata.

Está la huida desastrosa.

El levantamiento de falsos,
el juicio y el fallo,
la cruel sentencia.

El vestido blanco.

Están, en los frascos,
gritos acallados
de terror paralizado
y el silencio forzado.

Los llené de lágrimas
y revelaciones,
de temblores
incontrolados.

Grité en su boca
maldiciones,
aullidos animales,
murmullos indescifrables,
lamentos de tristeza
y arranques de demencia

durante muchos años.

Y los frascos se…

Ver la entrada original 18 palabras más

Anuncios

Terror


SALTO AL REVERSO

Hay un ruego ahí,
una petición
desesperada,
pero imperiosa.

«Por favor, no».
Y no hay forma
de cambiar de opinión.
«No me lleves ahí».

Las manos que se estrujan,
la mirada que se desvía
hacia el terror.

«¿Dónde allí, corazón?».
Afuera…
afuera de aquí,
afuera de mí.

Y de golpe
ya no sé
si ella teme más
salir
o yo aborrezco más
entrar allí.

Ver la entrada original

Flor amarilla


«Flor amarilla», mi primer #poema para Salto al reverso en mucho tiempo.

GUARDIA DEL SOL

SALTO AL REVERSO

«Yellow flower in the dark», por Larm Rmah (CC0).

Yo nací solitaria,
nací del mar,
como una planta que crece
desde la sal.

Una flor amarilla
en medio del mar.

Soy el océano encerrado
en una habitación.
Yo aprendí del oleaje
azotador.

Soy olas que golpean
contra las ventanas.
Soy vida que combate
la puerta cerrada.

Yo nací solitaria,
nací del mar:
una flor asustada
en medio de la nada.

Raíces marchitas
a causa de la sal.
Una flor amarilla
en medio del mar.

Ver la entrada original

Goodbye


LA CONTINUACIÓN DE LA VIDA VII

«Resurrection Stone», por Crissanta.

Bow and arrow
in my hand,
caminé por el bosque
y di con el claro
aquel…

donde había existido
un castillo,
dos almas
y un incendio
que no olvidé.

Quedaba solo
el pilar
donde alguna vez pensé…

Y, sobre él,
creí ver
una sombra
del ayer.

I lifted the bow
that I created
and the arrow
that Father gave me,
and I pointed fearless
to the target
que imaginé.

Inside me,
una pequeña
voz
me rogó:
«Please,
don’t hurt him.
Then, who will
protect me?»

Bajé mi mano,
descifrando qué hacer.
Puse un techo improvisado
sobre el único resto
del lugar,
y me refugié.

And I spent
night after night,
day after day
coming back to myself.

The grass turned
from siena to green
as I learned
to shelter from the rain,
to hunt and to pray,
to keep the voice away.

Circulo protector,
paz en soledad,
color verde,
a new start.

And then
that little voice asked:
«Are you going to stay here
forever?»

And I understood
que tenía que irme,
abandonar el bosque
como hizo ella
cuando murió él.

I wrote on the pillar,
a manera de despedida,
the pieces of hope
and tenderness
that he gave:
«Te acepto como eres».
«Vas a estar bien».

Y me arrodillé otra vez
en ese bosque;
not out of fear
or deep despair,
but in pain
and gratefulness.

And as I cried goodbyes,
I found
entre los restos
del incendio
una gema brillante
que se pulió
por la presión
y el fuego:
multicolor,
radiante.

I hanged it around my neck
by braiding some grass blades
as a precious reminder
of the lessons learned.

Fortaleza hallada
—fortress, strength—
in the solitude,
en la completud.

Y me puse de pie
finalmente.
Y me alejé de allí
para siempre.

Reloj de arena


Y mi mano sobre mi boca,
buscando la respiración
que colapsa.

Es esa urgencia,
ese tipo de urgencia
impuesta

cuando uno solo
necesita

pensar…

respirar…

temblar…

gritar…


pusiste el reloj de arena
sobre la mesa
y le diste vuelta,
pero es tu mano la que tiembla.

Es
cuando
giras el vaso
que aprisionaba
a las estrellas
y todas escapan
revoloteando
y golpeándonos
en la cara,
o al menos
esas fueron
tus amenazas.

Es el tiempo
que dices
que amaga
con detener la luz
que parpadea.

Es un:
«decídete»,
pero tú
voz tiembla.

Tu voz tiembla
y grita y revolotea
y llora
y parpadea.

Y mi respiración…
escapa y colapsa,
aprisiona y se apaga.

Years


Two days after solstice
I came to be
again
in the
bright
eternal
life.

After months/years
of merely
survive
in the inner dark.

And after I said
«No more of that:
no more of you,
no more of Death.
Goodbye.»

And then he said:
«From now on,
only life.
Everything starts
now.»

And I said back:
«From now on,
only life.
Everything starts
now.»

And then I saw
the soothing sun
sobre las aguas
del mar.

#seedoflife #semilladelavida #mar

A post shared by Carla Paola (@crisssanta) on

The longest day


Implacable #solsticio #solstice #sol #luz #solsticiodeverano

A post shared by Carla Paola (@crisssanta) on

 

After the longest day,
it came the day that never ends,

not after sleep and wake,
not after shut down and restart,
not even after years have passed
not after life (?).

And few people understand,
and even few will have to fight
or be forced to withstand
the darkest essence of light,
the obscurity of the
eternal
bright
life.

Indian Summer Sky – U2