Masacre


La clase de gimnasia iba a empezar apenas. Mujeres en un gimnasio con espejos y barras, haciendo estiramientos. Pero antes, había que pasar por donde habían quedado tirados los cuerpos de la masacre del día anterior o de esa misma mañana tal vez.

Y a todo mundo le parecía muy normal pasar al lado de esa pileta vacía en la que una decena de cuerpos yacían en todas posiciones, manchados de sangre seca. Pero pobre de aquel, le habían sacado los ojos. Pero era tan natural, esas cosas pasan, decían.

9_timburton

Vamos a la clase. “No”, me rebelaba contra la gente que reía, fumaba y hacía chistes al lado de las restos de la masacre. “NO. Tenemos que hacer algo, llamar a la policía, algo…” Por fin un amigo en un coche me iba a llevar lejos de allí. Por fin. Vayámonos

Y la alarma que nunca sonó.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sueños y etiquetada por Crissanta. Guarda enlace permanente.

Acerca de Crissanta

Carla Paola Reyes Editora, escritora, traductora Editora general de Salto al reverso Administradora de Arte y denuncia CEO de Somarí Creativos Mi objetivo es fomentar mi crecimiento profesional y personal, impulsando a emprendedores y artistas para que realicen sus propios proyectos.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s