Femme fatale


Estábamos en una especie de plaza (donde se había casado mi prima) con una iglesia y un restaurante. Dentro, una junta del trabajo a la cual no puse atención.
Me había pintado el cabello de un color castaño rojizo (reflejo obvio de lo último que vi en la tele antes de dormir). A algunos les gustaba mucho, a otros no. Yo me sentía una especie de ‘femme fatale’.
Entramos al restaurante, ahí estaba un hombre de mi pasado, comiendo con una amiga suya que nunca me agradó. Pensé que esta vez podría impresionarlo. Descarté enseguida la idea. Creo que ninguna pudo jamás impresionarlo.
Ah, y además yo estaba embarazada. Lo sabía porque un hombre, creo un brujo, me hizo una prueba en la piscina: Me tomó de las manos e intentó hundirme en el agua. Lo normal hubiera sido que flotara, pero me hundí.
Javier sólo miraba.
Le conté todo a Isabel. (Ahora la sueño en forma de Blackberry, ja ja)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sueños y etiquetada por Crissanta. Guarda enlace permanente.

Acerca de Crissanta

Carla Paola Reyes Editora, escritora, traductora Editora general de Salto al reverso Administradora de Arte y denuncia CEO de Somarí Creativos Mi objetivo es fomentar mi crecimiento profesional y personal, impulsando a emprendedores y artistas para que realicen sus propios proyectos.

Un pensamiento en “Femme fatale

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s