El dulce estruendo


Tras el estruendo,

bajé mis ojos 

al ras del suelo, 

cegados, cuando antes 

habían estado 

equivocados. 

Hasta despedacé

tu alma translúcida 

entre mis manos 

y me abriste 

el corazón 

en dos pedazos. 

Tras el estruendo 

bajé mis ojos 

avergonzados, 

caminé sobre cristales 

amontonados 

sobre los restos 

de mi pasado. 

Y fue una pérdida 

de nuestros cuerpos 

enamorados, 

y fue una lástima 

nuestros espíritus 

tan alejados. 

Tras el estruendo 

de cristales rotos ,

cerré mis ojos, 

maté mis manos, 

castigué por años 

nuestro amor 

que no se borra 

ni con engaños. 

Tras el estruendo ,

cedí mis labios, 

perdí tu abrazo. 

El asesinato 

de nuestro amor 

no me perdono. 

Tras el estruendo, 

cristales rotos,

enamorados. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada por Crissanta. Guarda enlace permanente.

Acerca de Crissanta

Carla Paola Reyes Editora, escritora, traductora Editora general de Salto al reverso Administradora de Arte y denuncia CEO de Somarí Creativos Mi objetivo es fomentar mi crecimiento profesional y personal, impulsando a emprendedores y artistas para que realicen sus propios proyectos.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s