‘Eleanor Rigby’ de fondo


Teníamos que abandonar el barco, se estaba hundiendo. Yo trataba de empacar mis cosas: guardar ropa y meter gelatinas en cajas.

Todo era un desastre, le dije a mi esposo que lo ordenaría cuando regresáramos.

Pasamos a desayunar a un restaurante estilo estadounidense: muchas mesas y mucha gente, y de autoservicio.

Al terminar, él fue a pagar y me dijo: “Te espero afuera”. Se nos hacía tarde para ir al trabajo.  Yo fui a la caja y tardé mucho. Tuve que ayudar a la cajera a limpiar varios platos.

Cuando por fin me cobró, me dio una tarjeta para que escribiera en ella tres canciones que me iban a regalar en iTunes o algo así. Yo escribí tres de los Beatles, pero todas eran “Eleanor Rigby”, sólo que con nombres distintos como “Strangers” o “Lonely people”.

Tarde años en poder escribirlas. Salí a decirle a mi esposo que se fuera a su trabajo.

Me hicieron una especie de fiesta: Mucha gente en una explanada y una orquesta al fondo.

Sentada en las gradas con los demás, me disponía a escuchar los tres temas que había pedido. Tocaron canciones de Shakira, mientras la cajera bailaba. Yo sólo quería escuchar “Eleanor Rigby”.

El festejo fue interrumpido por las noticias de que, durante un festival de Reggae, se habían registrado ataques terroristas.

En un momento ya estaba allí, en la Astor Plaza en New York City. Los hombres con rastas alzaban carteles de paz, restando importancia al asunto.

Veía al centro de la plaza, un edificio de gobierno con pilares blancos y de mármol rosado. Una bomba explotó justo en el centro de la fachada.

Entonces, por fin, “Eleanor Rigby” comenzó a sonar a todo volumen en mis oídos.

La explosión fue pequeña y sumamente brillante. Al final arrojó agua y salpicó a la multitud. Corrí, estuve a centímetros de ser alcanzada por la sustancia que yo creí un arma química.

ffffound.com

 

Yo buscaba desesperadamente a mi esposo, sin suerte.

Escuché una segunda explosión.

Hablaba con una señora que estaba corriendo a mi lado. Decíamos, sobre el sonido estridente de violines y las voces McCartney y Lennon, que qué terrible país era aquel. Elogiábamos a los nuestros. Ella era de Brasil creo.

Subimos una escalera no muy ancha, que desde la plaza se elevaba hasta una playa. La vista inmediatamente me tranquilizó. El mar era como una alberca que llegaba casi hasta nuestros pies. La gente nadaba y jugaba en él, tranquilamente.

Volteé hacia atrás, y en medio del caos de la plaza, pude distinguir a mi esposo subiendo la escalera.

“Ah, look at all the lonely people. Ah, look at all the lonely people”.

Anuncios

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s