Pez gato


Mi gata negra nadaba como un pez en su pecera. Era diminuta y estaba empapada. Nos compadecíamos y la sacábamos, y ella empezaba a meterse debajo de las cobijas y de la alfombra. Hasta que la destapé. Entonces pasó algo extraño: creció (como Alicia), creció mucho, mucho, hasta que tuvo el tamaño de una niña grande.

Seguía siendo negra y peluda, pero tenía un vestido rosa brillante y una diadema con un moño sobre sus orejas puntiagudas. Estaba muy agresiva  y comenzó a atacarnos. Tuvimos que salir del cuarto y la encerramos bajo llave.

——

Que se me reconocía algo, que un señor mayor me presentaba a varias personas sentadas ante una mesa. Yo hacía una reverencia antes de dar una gentil media vuelta y marcharme. Era célebre, pero modesta.

(Tratábamos de escalar por paredes y jardineras. Todo era como un laberinto y yo la guiaba a ella -quien fuera- hacia la salida).

Anuncios

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s