Perdida


Me había perdido y estaba en una calle desconocida. Iba buscando a un hombre que me iba a proponer un negocio.

Llegué media hora antes para buscar el sitio. Pero la calle llena de personas, el polvo de las construcciones y los vendedores ambulantes no me dejaban ver dónde era.

Volví a la primera calle, y reconocí la tienda donde había ordenado un café hacía ya una hora. Ya eran las 2 y media, y la cita era a las dos. Imposible llegar.

Entonces entré a la casa de al lado. Era una casa desconocida, pero yo sabía que era de mi familia. De mi “otra” familia. Qué extraño… ellos me conocían y yo también, pero no éramos nada.

Entonces lo vi, pasando a mi lado con otra mujer. Tuve un sobresalto, pero me quedé callada. Solamente me atreví a mirarlo por detrás de la espalda de ella. Y él me miró también. Pero supe que, de cualquier modo, no había nada más que hacer.

Anuncios

Un pensamiento en “Perdida

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s