La máquina (versión lineal)


Al principio ella pensó que era un #sueño, excepto porque no estaba dormida. Pero, ¿quién no ha soñado despierto? Alguien le estaba diciendo qué soñar. Esas olas rompiendo en la orilla, ese frío en los pies mojados. Era demasiado real.

Las bandas en su cabeza le dieron otra pista. Los ‘bips’ intermitentes del monitor le recordaron que no estaba en cama. Sus pies estaban sobre la arena de una playa, su cabeza en un austero cuarto de experimentación, conectada a una máquina.

Más allá de la orilla nadaba un hombre. Su silueta recortada contra el sol se iba a acercando. ¿Quién? ¿Quién era? Más allá de la silla, trajinaba un hombre. Su silueta recortada contra la luz artificial se acercaba. ¿Quién? El operador.

El operador hizo destellar ante sus ojos una luz intermitente. El océano que veía en su ‘sueño’ se desvaneció por un segundo. Y luego, el mar que veía ante sus ojos regresó, y no hubo nada más. Sólo un hombre que se acercaba nadando hacia ella.

Era como un déjà vu. Como si ya hubiera estado allí, en ese mar de olas frías, bajo ese sol poniéndose en el horizonte. Algo le hizo reconocer al hombre frente a ella. Sus ojos eran los mismos de ella, profundos, castaños. ¿Era posible que…?

¿… fuera su padre? ¿Cómo era posible? Alguien a quien nunca había conocido se materializaba frente a ella en una visión.

¡Una farsa!, pensó. ¡Una imposición sobre su mente! La rabia la hizo reaccionar y sus manos rodearon el cuello del operador.

Aletargada, como si volviera de un #sueño, ella se sorprendió al ver que estaba ahorcando al operador de la máquina. El hombre en la sala de experimentación era fuerte y pronto sometió a su paciente, pero le permitió desatarse de la máquina.

Ella notó que el mar y la visión de su padre habían desaparecido por completo, pero la confusión y la ira permanecían.

Al observar la duda en sus ojos, el operador preguntó bruscamente.

—¿Eres tan ciega que todavía no lo entiendes? La visión que acaba de pasar ante tus ojos no es ningún sueño, ni una invención arbitraria: Es una de tus memorias —dijo—. Esta máquina tiene el poder de hacer surgir ante ti tus recuerdos primeros y oscuros, y lo que yo busco, los más dolorosos.

Y entonces ella entendió: Su verdugo la sometería con recuerdos hasta que la realidad desapareciera para siempre en la nada.

Anuncios

3 pensamientos en “La máquina (versión lineal)

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s