Piqué soutenu


De frente al reflejo,
mis ojos se clavan en la señal.

Espero por un compás.

Tiemblo.
No sé cómo hacer esto.

Desfallezco.
No comprendo.

Suena la nota más suave.
Llega el momento.

Y arriesgo.

No hay nada que haya hecho
que no haya temido primero.

Y ese es mi deleite,
la flor:
mis victorias.

Me dice puedes hacerlo,
es solo que tienes miedo.

Me pide hazlo.

Obedezco.

Anuncios

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s