Lava


¿En dónde estaban las cosas
que se tornaron negras?
Del rocío gotearon
como pequeña lava
a la mañana.

¿Antes dónde habitaban?
En un par de senderos
que nadie miró
sino yo.
En un par de salidas
ahora cerradas,
disueltas en lava
y en dolor.

Observo porque es el arma,
pero la niebla pesada
ahoga
en vapor.

¿En dónde estaban las cosas
que se tornaron lava?
Cuando yo odiaba
las paredes se pintaron
de lluvia y anaranjado,
de llanto y de reclamos,
y nadie miró.

Cuando yo amaba
las cosas se disolvieron
en prodigios adorados
y laberintos abandonados
y nadie volvió.

Perdón


Antoni Gaudí

Vitrales del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (Fotografía: Crissanta).

Los colores queman los ojos
y no sé cómo explicártelo
porque son una niebla, bebé.

Son la luz
en todos los tonos que soñaste.
Son cada atardecer.

Son cada vez que he dicho lo siento.
Son cada vez que sentí amor.
Es limón en la lengua.
Es decirte: «Perdón».

Inaccesible


El delicado enlace que sentí
era una enredadera que crece
verde, dulce,
amarga, inmarcesible.

El delicado extremo que vi
era un alma que oscurece
ámbar, callada,
amada, inaccesible.

inmarcesible

Pena


Revista 8 Salto al reverso22

SALTO AL REVERSO

(Inspirada en parte en la pintura ‘Título oculto’ de Silvina Patano)

Oculto mi rostro del tuyo
por vez primera.
Sin tu mirada limpia,
¿qué queda?

¿Qué es la pena?
Lo es todo:
tormento,
castigo impuesto,
dificultad y lucha,
vergüenza.

Oculto mi rostro del tuyo
por pena.

Pero mi alma
sigue a ti expuesta.

La has visto.
La miras.
Es tuya.

Ver la entrada original

Plata


image

Cálido, a mis pies,
me besa.
No soy yo la dueña,
es él.

El horizonte me llama
en línea recta.

Hay sonido de piedras
traídas y devueltas.
Palo de lluvia,
palo de marea.
Y al final su espuma
que sisea.

Me persigno la boca con su sal.
Es mi entrega.

Es él, es él, es él.
No soy yo la dueña.

Manos y pies (*Segunda experiencia “La Poesía no muerde”*)


Les comparto una colaboración con Hélène Laurent y Josep García para La poesía no muerde. Es un placer colaborar en este espacio y agradezco mucho la oportunidad a Hélène .

LA POESÍA NO MUERDE

Del cielo a Madrid, Hélène Laurent Del cielo a Madrid, Hélène Laurent

Miro y pienso

en tus manos y tus pies,

en las cosas que recuerdo

y que no sucedieron.

Cuando tus manos tocaron las mías,

jugaron nuestros pies después.

Alguien pensará en gobierno

en política, en religión,

en las cosas que no entiendo.

Yo solo pienso en amor,

amor,

y en temor,

amor,

y en que tampoco entiendo

por qué cuando más me acerco

comienza el alejamiento,

por qué cuando te tengo

eres más un misterio.

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen: Hélène Laurent (Lille, Francia) http://www.desenredopoesia.wordpress.com / http://www.lavidaenpoesia.wordpress.com

Palabras: Crissanta (Ciudad de México)www.crissanta.com

Voz: Josep García (Mataró) http://salvela.wordpress.com/ http://salfoto.wordpress.com/

Ver la entrada original

Piqué soutenu


De frente al reflejo,
mis ojos se clavan en la señal.

Espero por un compás.

Tiemblo.
No sé cómo hacer esto.

Desfallezco.
No comprendo.

Suena la nota más suave.
Llega el momento.

Y arriesgo.

No hay nada que haya hecho
que no haya temido primero.

Y ese es mi deleite,
la flor:
mis victorias.

Me dice puedes hacerlo,
es solo que tienes miedo.

Me pide hazlo.

Obedezco.