Vida-luz


Vibra algo invisible.
La materia tiembla como hilos transparentes
a su alrededor.

Al mío.

No está en mis ojos,
estalla en mi alma.

Comencé a verla ayer.
Luego comencé a verlo a él.

Es el presente
permanente,
la vida-luz.

Antes existía hacia mí
y nadie podía verme.
Pero yo me tuve
y me devoré.

Me diseccioné
con rabia
la carne, el ser.

Me deseo
siempre.

Y me tengo.

Ahora existo en tanto más.
Existo en él.

Vengo a nacer en quien pronuncia mi nombre
como un despertar.
Y soy yo la que despierta,
recostada mi cabeza.
Atenta.

Es una fortaleza.

Él.

Y luego,
son esos hilos
la vida nueva.

Son lugares,
compartimentos,
cajones que no tienen final.

Allí guardaré
la exploración
de su alma que haré sin fin,
de los delicados silencios,
de su sentir.

Allí guardaré
a quien no es,
y sus murmullos.
Mi fe.

Allí, los muros de atrás,
allí, el sol en la ventana y nuestros planes mañana.

Allá seré.

Anuncios

14 pensamientos en “Vida-luz

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s