Self-murder


Still


I need to die tonight
the way the swan dies
and then it lies still
because I still…

I need to agonize
and gasp for air
for one last time
so I don’t forget

the search d’armes,
the deep ravines,
the solitude,
the forced quietud,

el frenesí,
the tenderness,
the world that broke,
cet désiré avenir.

And there’s a frozen lake
over which we danced.
Et il y avait un partenaire
avec qui j’ai dansé.

A steady hand to hold
through the fouettés,
giros, turns,
pirouettes.

But life is a solo
sin él.

So there’s a frozen lake
to put away the tristesse.
Il y a un lac gelé
pour ranger the despair.

Hay un lago congelado,
lila, púrpura, azulado
qui maintient la mémoire figée
y el amor intacto,
puro, honesto,
inmaculado.

So I can die away
as the solemn cello breaks,
as the intemporel home fades,
as all collapses again,
until the end.

And as I take
one last breath:

my final relief
from pain.

«Victoria», #fotografía por Crissanta.

Último día


Comparto mi participación en la convocatoria de la revista Salto al reverso con el tema «aislamiento», con el poema «Último día».

SALTO AL REVERSO

Fotografía por Crissanta.

Recuerdo el último día,
el que viví sin pensar que lo era,
el de la vida «normal»,
el de la rutina y la prisa.

Despertar, desayunar,
correr de aquí para allá,
dejando cosas listas,
manejar,
compartir la ubicación
en el celular
(siempre es la misma ya).

Recuerdo llegar y saludar,
las sonrisas,
las mismas bromas compartidas,
la piezas de piano,
que mi maestra escogía,
sonando como un fondo a las voces
de nuestras risas
(y no distorsionadas
desde un mal auricular).

También los saludos
de aquellas que se iban,
y vestirse de prisa
alrededor de las demás.
«¿Cómo está tu hijo?».
«Salúdame a tu mamá».

Extraño de aquel día
moverme con libertad
saltar, preparar, girar,
grand battement a la segunda,
una pirueta en arabesque
(y no siempre passé, passé, passé).

Recuerdo volver a casa
siempre sintiendo tardanza,
correr, manejar, acelerar,
la llanta ponchada esa vez;
la…

Ver la entrada original 202 palabras más

Astromelia


SALTO AL REVERSO

«Astromelias», fotografía por Crissanta.

Te busco en la oscuridad
donde ya sé que no estás,

sondeando la incógnita
de la audiencia muda
tras el éter que se vislumbra.

Doy mi mejor sonrisa,
la única
en estos tiempos de bruma.

¿Dónde estás?
Recibo un ramo de rosas.

Y tú, de nosotras,
claveles y lirios,
crisantemos,
gardenias.

Solo el duelo me ha hecho reconocerlas;

sobre todo a ellas,
las astromelias,
que florecen tras días,
en belleza tardía.

Como yo,
que llego tarde
a todas las despedidas.

Que entiendo tarde
las pérdidas y las cenizas.

Que entierro tarde
las cosas que se terminan.

Ver la entrada original

Mercury


Pale rose.
Amarillo pastel.
El color
de las zapatillas de ballet.

Plata líquida
para beber.

(It is mercury, then).

img_20170106_082211_755

Piqué soutenu


De frente al reflejo,
mis ojos se clavan en la señal.

Espero por un compás.

Tiemblo.
No sé cómo hacer esto.

Desfallezco.
No comprendo.

Suena la nota más suave.
Llega el momento.

Y arriesgo.

No hay nada que haya hecho
que no haya temido primero.

Y ese es mi deleite,
la flor:
mis victorias.

Me dice puedes hacerlo,
es solo que tienes miedo.

Me pide hazlo.

Obedezco.

Never mind (sueño)


bailarina ballet giro

Foto: Photl.com

Practicaba mis giros una y otra vez. Y en medio de la oscuridad, no veía nada. Pero escuchaba una frase:

“Never mind what happened to you. You have to dance”.

Una y otra vez:

“You have to dance”.

“You have to dance”.

Y no sólo hablaba del ballet, era la vida.

Bailar la vida.