Anoche, el río


Me bañé, de noche,
en el río de sal.

Vino el calor y la niebla,
la idea inconexa
sobre mí y la ventana,
la azotea.

Y el discurso calmado
sobre la primavera.
—El día en que venga,
¿será después de ella?—

Me bañé, de noche,
en el agua ardiente
de la muerte.

—El día en que venga,
¿será antes que ella?—

Y cuando salí,
el cabello se ahogaba
sobre la almohada.

Pero dije: «Abril».

Se abrió una puerta.

Anuncios

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s