Caja nuclear


Se estaban acercando. Nos avisaron mientras nos refugiábamos en improvisadas trincheras a un lado de un edificio derrumbado.

Los superiores decidieron atacar primero.

Mi esposo y yo seríamos los encargados. Nos ordenaron armar la bomba. Era un pequeño artefacto nuclear que cabía en una caja. Tuve que colocar los explosivos junto con varias piedras cuya función era evitar que explotara inmediatamente.

Él corrió hacia la embarcación que esperaba junto al muelle y la echó a andar. Yo llevaba la caja entre las manos y trataba  de dominar el miedo de que fuera a explotar en mis manos, antes de llegar a su blanco.

La lancha estaba inundada. Y para llegar a mi asiento debía sumergir mi cuerpo en el agua. Al hacerlo mojé un poco la caja. Y entonces pensé: ‘Va a explotar’, pero me confortó el pensamiento de que si sucedía, sería tan rápido que ni siquiera notaría mi muerte.

No explotó. Pude llegar a mi asiento a salvo, mientras él trataba de dirigir la barca hacia nuestro objetivo. Y fue entonces cuando los terroristas llegaron.

Subieron a la embarcación y comenzaron a reir y a burlarse de nosotros. Activaron un arma que hizo que el ambiente se sintiera casi helado. Entonces supimos que íbamos a morir. Pensé en activar la bomba, pero mi esposo me detuvo diciendo que quería que quedara algo de nuestros cuerpos para que nuestro hijo pudiera enterrarlos y recordar lo que habíamos hecho.

– Después  de todo… Todo lo que hacemos, lo hacemos por él, ¿no?- dijo.

Anuncios

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s