La lanza final


Los recuerdos no saben leer
pero saben hablar
y tienen una manera de susurrar por las noches…
¡Ay!

Llevamos juntos tanto tiempo
que los llamo por su nombre
y los invito a mi casa
a vernos las caras,
a batallar.

Ellos viven en cajones,
junto a casetes y cuadernos,
junto a polvo y secretos
y en otros rincones.
!Ay!

Nos combatimos tanto tiempo
que ha llegado el final.

Llamé a mi presencia
al más triste de ellos
a voluntad.

Y tras el día-disfrute,
apareció ante mi puerta,
en el día-herida,
la lanza final.

Pasó, y no volverá a pasar:
el dolor, la derrota, la confusión,
la vergüenza, la culpa, la postración.

Anuncios

2 pensamientos en “La lanza final

  1. ¡Que bien escribes! Me emboban tus letras…
    Los recuerdos son buenos siempre que no duelan,y para que eso ocurra la mejor medicina es el tiempo.
    Besos y feliz semana

    Me gusta

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s