Amigos y enemigos


explosion(Soñé que) Estábamos en un salón, amigos y enemigos mezclados; buenos y malos. Él necesitaba nuestra ayuda para escapar, para liberar sus manos.

Logramos pasarle a escondidas la llave; la puse en sus manos. Se quitó las esposas y tomó su rifle. En el mismo instante los bandos se separaron. Se apuntaron los unos a los otros con sus armas. Yo, sabiéndome incapaz de soportar la pelea, decidí huir (¡cobarde!) hacia la habitación vecina.

Era un baño. Antes de cerrar la puerta tras de mí, escuché un impacto. Una vibración sacudió al edificio y vi un destello de luz. Me asomé, asustada pero curiosa, para ver lo que era. Una explosión se veía a lo lejos a través de los ventanales.

La pelea se reanudó tras la sorpresa inicial. Corrí de nuevo al baño y esta vez si cerré la puerta. Iba a tirarme al piso, pero pensé que ése sería el lugar exacto al que apuntarían cuando acribillaran a tiros la puerta. Y sabía que el que lo iba a hacer era alguien que era mi amigo, y ahora era el adversario.

Decidí, por tanto, subir a una gran repisa que había sobre la regadera. Me sentía más segura en las alturas. Desde allí salté a otra repisa en el cuarto de vapor que estaba a lado. Mis ropas se mojaban mientras yo buscaba, angustiada, una forma de salir.

Vi, a través de una pequeña ventana, que abajo había un patio y calculé que podría saltar hacia él. Pero a tiempo noté la cerca electrificada que lo rodeaba y desistí.

Decidí salir del cuarto y tratar de escapar de nuevo por el pasillo. Me encontré con una turba que rodeaba una figura. Todos cayeron de rodillas cuando la persona al centro se alzó. Era una mujer entrada en años, que parecía ser su diosa. Ella alzó su mano armada y disparó contra uno de los que le reverenciaban.

Se desató una confusión y aproveché para salir corriendo en busca de un nuevo refugio contra mis asesinos. Tres mujeres me siguieron por el corredor. Impulsada por el pánico, conseguí llegar a un cuarto antes que ellas. Cerré la puerta con los dos cerrojos que tenía y suspiré de alivio al ver que lo había logrado.

Respiré un segundo, pero aún llena de angustia. Vi una ventana al lado derecho. Me acerqué a ella y vi que daba al patio, pero esta vez sin cerca electrificada. Pensé que tal vez desde allí podría correr y por fin huir del peligro. Tendí mi mano hacia la manija de la ventana. Y sonó el despertador.

Anuncios

3 pensamientos en “Amigos y enemigos

  1. Siempre me ha parecido increiblemente maravilloso el mundo de los sueños. Los tuyos, además, contienen una suerte de lógica de la cual los mios adolecen.
    Encantada de leerte como siempre.
    Saludos.

    Me gusta

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s