Océano


¡Oh!… ahora floto sobre el mar inmaculado

y nada más hay sobre el silencio

sólo mi respiración

y el mundo infinito de lo oculto bajo mis pies

la luz dibuja frágiles y temblorinas formas

que se disuelven al rozarlas

miro a los ojos a las criaturas del agua

que revolotean sobre mi cuerpo

pero jamás me tocan

¡Oh! espera, se escucha un sonido

el de la energía desprendiéndose en chispas

el del arrecife viviendo y perdiendo la vida

una energía casi eléctrica

que me hipnotiza de pies a cabeza

¡Oh! sácame de la sal que me muero

o que me arrastre el océano

hacia otro tiempo

hacia otras zonas

donde la luz se ahoga

y el color se deslava

¡Oh! estoy flotando en el Caribe

inmersa en la fuente

y no hay nada a mis pies

más que vacío y vida desconocida

Quiero mirarlo por siempre

hasta que me desintegre la sal y el ruido del silencio

hasta que el mar por fin me devore