Revista Salto al reverso #5


Comparto con mucho orgullo la quinta edición de la revista Salto al reverso. ¡Gracias a todos en Salto al reverso!

SALTO AL REVERSO

Ya está publicada la quinta edición de la revista Salto al reverso (diciembre-febrero).

portadaok-01

AÑO 0, NÚMERO 5
diciembre 2014-febrero 2015

‘La noche’

issuu

Pueden ver este y los anteriores números en la sección Revista.

Y en nuestra página en Issuu: issuu.com/saltoalreverso

Por favor, ayuden a promocionar la revista en sus blogs y en las redes sociales.

Muchas gracias a todos los que participaron en esta edición, en especial al equipo de colaboradores que hacen posible seguir adelante con este proyecto:

AÑO 0, NÚMERO 5
diciembre 2014-febrero 2015
DIRECCIÓN EDITORIAL
Carla Paola Reyes
DISEÑO Y ARTE
Fiesky Rivas
COEDICIÓN
Carlos Quijano
Esteban Mejías
CORRECCIÓN DE ESTILO
Edwin Colón Pagán
REDES SOCIALES
Roberto Cabral Castañeda
AUTORES
Alonso Calvo
Carlos Quijano
Carmin Alizarina
Crissanta
E. J. Castroviejo
edwincolonpagan
Elvira Martos
Josep García
Julia Santibáñez E.
Julie Sopetrán
LordConrad
Monogramo
Omar Rodríguez
Pussylanime
Rafael Velazquez Leon
Roberto Cabral
Ronneto
Santiago Aguaded Landero
Silvina Patano

Ver la entrada original 52 palabras más

La tercera persona


SALTO AL REVERSO

—Tengo que —dijo él.

—No tienes que. Es solo que quieres irte —dijo ella.

Él miró brevemente a su mujer, su semblante dolido, sus ojos llorosos. No sintió nada.

Luego sus ojos se desviaron hacia la vista panorámica. Era una tarde cálida y ruidosa. Los sonidos de los autos se escuchaban incluso desde la terraza abierta del décimo piso.

Pero él realmente no veía los techos de los edificios ni oía el tráfico de la ciudad. Quien dominaba su mente era ella. Ella, la que le decía día y noche: «Déjala. Vente conmigo. Déjalo todo».

—¿Por qué quieres irte? —siguió su mujer, exigiendo su atención.

Una pausa indecisa. Un suspiro cansado.

—Es ella. —Sintió cálido en el cuerpo el alivio de la confesión.

—¿Qué…? ¿Hay otra? —La voz entrecortada—. ¿Quién ella? ¿Quién es?

Y él, sin contestar, sentía cada vez más fuerte el fastidio de oír a su mujer, el supremo cansancio de la batalla, las ganas de ceder, el llamado de ella.

—Ella, ella. Ahí está —dijo señalando a un punto…

Ver la entrada original 25 palabras más

Vainilla, café, vainilla


http://crisssanta.tumblr.com/post/105444915599/vainilla-cafe-vainilla

Agua caliente.
Vainilla:
el color delicado transparentoso,
el aroma dulce.
Luego canela:
la consistencia turbia,
el cuerpo.
Más el azúcar
disolviéndose.
El perfume impera.
El vapor me llena.
Aspiro,
me envuelvo,
me calmo.
Luego el café,
que es la llama,
el golpe fuerte,
la orden decisiva
de vida.
Anda, mujer,
levántate.
Recupera el movimiento
y luego no caigas al sueño.
Ven por el café
y las especias.
El beso de buenos días
te espera.
El amor,
el trabajo,
el café,
la vainilla.

Manos y pies (*Segunda experiencia “La Poesía no muerde”*)


Les comparto una colaboración con Hélène Laurent y Josep García para La poesía no muerde. Es un placer colaborar en este espacio y agradezco mucho la oportunidad a Hélène .

LA POESÍA NO MUERDE

Del cielo a Madrid, Hélène Laurent Del cielo a Madrid, Hélène Laurent

Miro y pienso

en tus manos y tus pies,

en las cosas que recuerdo

y que no sucedieron.

Cuando tus manos tocaron las mías,

jugaron nuestros pies después.

Alguien pensará en gobierno

en política, en religión,

en las cosas que no entiendo.

Yo solo pienso en amor,

amor,

y en temor,

amor,

y en que tampoco entiendo

por qué cuando más me acerco

comienza el alejamiento,

por qué cuando te tengo

eres más un misterio.

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen: Hélène Laurent (Lille, Francia) http://www.desenredopoesia.wordpress.com / http://www.lavidaenpoesia.wordpress.com

Palabras: Crissanta (Ciudad de México)www.crissanta.com

Voz: Josep García (Mataró) http://salvela.wordpress.com/ http://salfoto.wordpress.com/

Ver la entrada original

La última cena


Siéntate allí,
cierra los ojos y calla.
No diré nada.

Escucharemos el silencio
e imaginarás una ventana.

Y eso será todo.

Una preparación
para cuando yo me vaya
a ese lugar en que no crees.

—Mira la ventana—