Relato | La vida es una jaula


Un muy muy viejo relato publicado en un blog amigo:

https://marimarus.wordpress.com/2013/04/03/relato-la-vida-es-una-jaula/

Liebster Blog Award


Nuestro blog colectivo Salto al reverso ganó un reconocimiento. Además, un poco de la historia de cómo surgió este esfuerzo en común.

SALTO AL REVERSO

Nuestro blog Salto al reverso fue nominado al premio Liebster por otro interesante blog colectivo EnSeudónimo.com. Visítenlo y disfruten con su contenido. Gracias por la nominación a nombre de todos nuestros autores que hacen esto posible.

Y me permito copiar su explicación del Liebster Blog Award:

Son unos premios que se conceden a los blogs de nueva creación o a aquellos que tienen menos de 200 seguidores, con el objeto de animar a los autores de los mismos a que sigan con su proyecto con la misma ilusión que los iniciaron. Asimismo, cabe destacar que estos galardones se obsequian por parte de otros blogueros.

Éstas son las reglas del premio:

  1.  Acepta el premio y agradece a quien te nominó.
  2. Responde a las 11 preguntas que te haya planteado.
  3. Nomina a otros 11 blogueros al Liebster Award y enumera sus sitios.
  4. Notifica a los blogueros sobre su premio.
  5. Haz 11…

Ver la entrada original 750 palabras más

30 (poesía)


So there was future
y una casa mía sin puertas,
una claridad tan bella.

So there was me
after all these years
navegando el océano,
hallando un puerto de paz.

So this is me.
After seas of dark,
la marea dentro
comienza a amainar.

So I was here,
destined to be free
en mis oscuros silencios,
en mi soledad.

So here I am,
finalmente ahora,
finally mine,
en mis vastos reinos,
en mi nueva edad.

¡Feliz…!

mar tulum

Sueño, hazme dueña (poesía)


Sueño, ven por mí.
Piérdeme.
Llévame a ella, la tierra,
donde el que me ame me desaparezca
en las mantas de una cama estrecha,
en el calor de un deseo esquivo.

Sueño, alcánzame
en la cansada carrera
que pierdo, de siempre,
al terminar el día.

Vigilia, suéltame.

Acostumbrada a no sentir caricias,
ni siquiera roces y menos palabras,
ahora que se acerca una luz en llama,
me enciende, me incendia,
me extraña y me despedaza.

Sueño, derrótame.
Condúceme a su almohada
para rendir mi cuerpo
a la otra soledad que acompaña
mi desvelo a las mismas horas,
mi despertar apenas al alba.

Vigilia, márchate.

Sueño, llévame a ella, la tierra.
Sueño, tómame,
y de él hazme dueña.

sueño dormir mujer

Foto: Photl.com

Dos mil ángeles y el mío (sueño)


Me miro en el espejo por séptima vez en la mañana:
mi cabello se tiñe del color de mis ojos ahora oscuros,
más pálida hoy que ayer.
Nada detrás, nada delante.

La jaula de plata me lleva al subsuelo.
¿Nadie?

Siguiendo mis pasos, él:
torso desnudo, porte altivo, rebelde,
alas enormes azul celeste,
ojos fulgurantes en la bruma,
bello.

Camina invisiblemente silencioso tras de mí,
mira fijamente.
Me detengo – se detiene.
Busco a mi amante;
me escucha mi amante.
Sigo, sigo.
Un abismo se abre a mis pies
mientras prendo un cigarrillo.
Lo apago en él para apaciguarlo.
Se cierra. Camino.

—Memoria imperecedera,
recuerdos que no mueren—. Sigue leyendo

Muerte, muerte, muerte (sueños)


¡Oh, mi mente se empeña en soñar con muerte! Tres sueños: La muerte de alguien más, la mía y la provocada por mí.

I

A esa señora se le habían muerto sus dos hijos y su esposo el mismo día. Otros voluntarios y yo colocábamos una antorcha en su memoria, tan alta que quemaba las copas de los árboles. Subí la escalera desde el jardín y ahí la encontré: la señora iba enlutada de pies a cabeza y acompañada de su padre. Era alta y tenía el cabello negro y corto, su rostro expresaba dolor, pero también un gran temple.

Yo caí a sus pies, llorando por ella, llorando lo que no lloraba ella.

—¿Por qué lloras? —me preguntó el señor del cabello completamente blanco.

—Porque los mataron a los tres, el mismo día.

—¡Hijos de puta! —exclamó el hombre, y yo supe que se refería a los asesinos, los terroristas.

Ella no dijo nada.

II

Que iban a matarme. Estaba condenada a muerte. Era la forma en que más temía morir (la segunda era Sigue leyendo

Maldad (poesía)


Es un campo helado
un atardecer rosado
mansas nubes
soledad

Es un bosque blanco
cubierto de nieve
ramas secas
soledad

Es un claro desolado
perdido en tu mente
nubes rosas
soledad

Y en él, un rojizo rastro
dejado por la sangre
sobre nieve:
maldad

(No quieres ir
allá) Sigue leyendo