Azul/rojo (poesía)


Luces azules ante mis ojos,
manos tendidas hacía mí;
demasiado lejana
para poder tomarlas.
Azul.

Lazos rojos en mis manos,
sangre cayendo de mí.
Salida oculta,
imposible hallarla.
Dolor.

Altavoces llamando,
exigiendo,
mi nombre,
mi retorno.

Sirenas rojas,
azules,
dolorosas.

La tortura
del miedo
a lo desconocido
de la muerte:

la parte que no he visto,
desde el lado
de la muerte.

Llamadas azules,
manos rojas,
sangre lejana,
muerte, dolor.

Fotografía: Anthony Easton (PinkMoose) en Flickr.

Fotografía: Anthony Easton (PinkMoose) en Flickr.

Anuncios

Estoica (poesía)


Melancolía insoportable,
inexpresable.
Desesperación salvaje,
inexpugnable.

No diré una palabra,
no cederé una lágrima.
Todo morirá en mis labios,
partidos de silencios,
amargos de palabras,
de explicaciones vanas.

Todo quedará en mis adentros,
anegados de sentimiento,
de cuchillos rotos,
de océanos inmensos.

Y mis manos,
esos instrumentos
de amor y consuelo,
de tortura y miedo,
abrazarán mi cuerpo
para que no se rompa,
contendrán la furia
y el impulso innato,
oscuro,
insensato.

Y se clavarán las uñas
en mis palmas,
en mis brazos,
en mi almohada.

Y gritaré hacia adentro,
y maldeciré mi alma.

Y sonreiré mañana,
estoica,
desdichada.

Foto: Anton Belovodchenko (african_fi) en SXC

Foto: Belovodchenko Anton

Publicada también en Salto al reverso.

Pausa, olvidos (poesía)


No recuerdo mis sueños / No recuerdo mis sueños.

Danzas interminables y misiones incumplidas ocupan confusamente mis noches. No recuerdo. / Futuros oscuros y metas inalcanzables, y yo sólo miro al suelo. No recuerdo.

Foto: SXC

Foto: SXC

Morana (poesía)


Dark and silent,
she’s there,
by the side of the road
that you’re suffering through.

Black hair, pale skin,
shining eyes in the shadows,
beautiful,
devilishly beautiful
and obscure.

You’re running fast
—solitary highway, night—
but still you see her
waiting silent, dark

staring at you
with an infinite look
that comes through ages
and through immeasurable pain.

«¿Will you come?»,
she asks,
or at least you hear those words
in the echoes of your mind.

«¿Will you be mine?»,
she demands.

And you’re compelled to
turn the wheel
and go right to the spot
where she awaits

even if that means
crashing into the wall,
into the mountain,
against life.

That’s what she wants:
For you to go home.

But you think of that
in a flash:

«¿Is that really home?
¿Is she real at all?
¿Or is she just in my head
like they always say?»

Beautiful Morana,
go away.

Beautiful Morana,
stay
the fuck
away.

And you slow down,
keep the wheel straight,
and say goodbye
for now
to her.

VERSIÓN EN ESPAÑOL

Silenciosa y oscura,
ella espera
a la orilla del camino
que atraviesas.

Negros cabellos, piel pálida,
ojos brillando en la sombra,
hermosa,
endemoniadamente hermosa
y negra… (Sigue leyendo en Salto al reverso)

Fotografía de Edgar Salazar publicada originalmente en Dimedio Estudio.

Fotografía de Edgar Salazar publicada originalmente en Dimedio Estudio.

Sueño, hazme dueña (poesía)


Sueño, ven por mí.
Piérdeme.
Llévame a ella, la tierra,
donde el que me ame me desaparezca
en las mantas de una cama estrecha,
en el calor de un deseo esquivo.

Sueño, alcánzame
en la cansada carrera
que pierdo, de siempre,
al terminar el día.

Vigilia, suéltame.

Acostumbrada a no sentir caricias,
ni siquiera roces y menos palabras,
ahora que se acerca una luz en llama,
me enciende, me incendia,
me extraña y me despedaza.

Sueño, derrótame.
Condúceme a su almohada
para rendir mi cuerpo
a la otra soledad que acompaña
mi desvelo a las mismas horas,
mi despertar apenas al alba.

Vigilia, márchate.

Sueño, llévame a ella, la tierra.
Sueño, tómame,
y de él hazme dueña.

sueño dormir mujer

Foto: Photl.com

Dos mil ángeles y el mío (sueño)


Me miro en el espejo por séptima vez en la mañana:
mi cabello se tiñe del color de mis ojos ahora oscuros,
más pálida hoy que ayer.
Nada detrás, nada delante.

La jaula de plata me lleva al subsuelo.
¿Nadie?

Siguiendo mis pasos, él:
torso desnudo, porte altivo, rebelde,
alas enormes azul celeste,
ojos fulgurantes en la bruma,
bello.

Camina invisiblemente silencioso tras de mí,
mira fijamente.
Me detengo – se detiene.
Busco a mi amante;
me escucha mi amante.
Sigo, sigo.
Un abismo se abre a mis pies
mientras prendo un cigarrillo.
Lo apago en él para apaciguarlo.
Se cierra. Camino.

—Memoria imperecedera,
recuerdos que no mueren—. Sigue leyendo

Maldad (poesía)


Es un campo helado
un atardecer rosado
mansas nubes
soledad

Es un bosque blanco
cubierto de nieve
ramas secas
soledad

Es un claro desolado
perdido en tu mente
nubes rosas
soledad

Y en él, un rojizo rastro
dejado por la sangre
sobre nieve:
maldad

(No quieres ir
allá) Sigue leyendo