Baby


Los temas que discutí durante el día se mezclan de forma extraña en mi mente, en la noche:
En una plaza, varios escuchábamos a alguien que hablaba sobre el fin del mundo, el Armagedón, el Apocalípsis. Decía que Dios atendería primero a los bebés o a aquellos relacionados con ellos, que los salvaría a ellos por una cuestión de la letra ‘B’: “baby”, “(To be) born”.
Yo me alegraba por mi hermano y su familia, y en cuanto a nosotros, pensaba en que quizás para esas fechas (del fin del mundo) ya habría sucedido algo (mmm… no planeado). Hacía cuentas de 9 meses con mis dedos desde enero o hasta enero, ya no recuerdo bien.

Cambio de escenario


Todavía me pasa que despierto sin saber en donde estoy, en qué cama, en qué casa…
… en dónde está la puerta, dónde la ventana.
Aún me pasa que no reconozco la forma de un closet o una cortina que se dibuja con las sombras de la madrugada, y me pregunto: ¿Qué es eso? ¿Dónde estoy?
Todavía despierto a mitad de la noche sin saber si he estado durmiendo sola o acompañada.
A veces no logro distinguir si ese ruido fuera del cuarto es mi madre caminando por el pasillo o mi esposo que llega a acostarse.
Al menos, sobre él no tengo dudas: sé perfectamente que es él quien está en mi cama. Eso ya aporta bastante tranquilidad.
Aunque el cuarto sea cada noche un escenario distinto y desconocido, él siempre es él…
… Una presencia cálida (o helada si es que ha tirado las cobijas a media noche).
Siempre es él… aunque a veces toma formas extrañas que me aterran por un segundo: Como cuando se ha sentado sobre la cama y yo me encuentro con un torso donde debia existir un vacío; o cuando se ha dado la vuelta y encuentro una maraña de cabello donde debía haber un rostro; o cuando ha doblado el brazo y me encuentro con un muñon (un codo)en vez de una mano (ése ha sido el peor, ja ja ja).

White


Alone in my room, I took from my backpack a little plastic bag filled up with a white powder.
I knew I shouldn’t inhale it but I did anyway.
I felt instantly different, it was just what I was looking for.
Some girlfriends came into my room. One of them gave me a weird look. I looked myself into the mirror and I saw a purple spot in my right eyelid.
Soon, my eyes were all purple, completely sorrounded by a dark halo.
“This can’t be right”, I thought. “No one should see me like this”.
I tried putting some makeup… a lot of makeup, but it didn’t work.
I decided not to go out, not even for that (stupid) important thing at school.