Lo mejor de Salto al reverso


Lo mejor de Salto al reverso: Un resumen de las nuevas entradas publicadas en nuestro blog colectivo. ¡Gracias y saludos a los autores!

SALTO AL REVERSO

Les comparto las nuevas entradas publicadas en nuestro blog colectivo Salto al reverso, que sigue creciendo rápidamente gracias a sus autores.

Un arrebato creativo en forma de relato policiaco en varias entregas:

  • El collar del perro (Carlos Efron Mur): Los asesinos suelen cometer un error. Los escritores de relatos de asesinos suelen cometer muchos errores, entre seis o siete, pero lo que estaba claro es que Erwin no podría ser el asesino, aunque para Laura Blake fuera el principal sospechoso…. (despuesdelsexo.wordpress.com)

Una reflexión sobre el ser:

  • Esto que somos (Rafael Velazquez Leon): Existen tantas formas de pensar al sujeto -esto que somos y que son los otros- que algunas son como líneas paralelas que ni el infinito las cruza… (24noviembre.wordpress.com)

Hermosos ejemplos de haikus:

Ver la entrada original 208 palabras más

Hombres en llamas (sueño)


Dos hombres estaban en llamas en medio de la plaza. El fuego era azul. Sus ropas se habían fusionado con su piel chamuscada, sus rasgos literalmente se derretían. Yo veía la agonía en sus rostros y me preguntaba por qué nadie les ayudaba.

Hasta que me di cuenta de lo que sujetaban en las manos. Aún en su dolor, sostenían frascos con algún líquido dentro: ácido o alguna sustancia que seguramente explotaría y nos mataría a todos. Iban a inmolarse, pero nos destruirían a nosotros también.

Y entonces vi el terror en los rostros de los demás. Y mi piedad hacia ellos se convirtió en horror y pánico. Quise correr y alejarme de aquella plaza antes de la explosión, antes de la muerte.

fuego liquido

Foto: SXC

Despedida (poesía)


¿Por qué solté tu mano?
¿Por qué liberé el abrazo?
Tras paredes de lo ajeno
mis ojos no lloraron.

Tu voz se fue escapando
al espacio inaudible,
tu cuerpo adorado,
al terreno inasible.

¿Por qué no tuve, al menos,
un argumento pesado
que te obligara a quedarte
y a quererme con los años?

¿Por qué quedamos callados?
¿Por qué?
¿Por qué solté tu mano? Sigue leyendo

En Salto al reverso


Les comparto las nuevas e interesantes entradas publicadas en nuestro blog colectivo Salto al reverso, que está creciendo rápidamente gracias a ustedes.

Un preciso retrato en poesía :

  • El camarero de Labor (Díaz-Rullo): No lo sabe / él no lo sabe cuando me sirve el café / Pero yo lo observo y este acto / mucho menos que el café de su taza de un millón de labios / me redime… (diazrullo.com)

Una fotografía hipnotizante

Una mezcla de imagen y versos de Noelia y Manuel:

  • dore mi sol (palagrafías): Mientras le escuchaba recordé estos versos de Ángel González. Quizá era por aquella forma de coger el contrabajo como bailando un tango con su mujer…  (palagrafias.wordpress.com)

Una reflexión sobre la aspiración de ser escritor con una gran gran frase:

Y un relato melancólico que evoca figuras de tiempos pasados:

  • La nostalgia y el organillero (jaoandroid):  El organillero repite las historias de la ciudad, aquejada por el progreso sin freno, de puentes, segundos pisos y bicicletas al puro estilo del “first world”…

¿Interesado en participar? Clic aquí. Sigue leyendo

Cara o cruz (poesía)


Un alma en la montaña
—habría jurado que eras tú—
lanzando una moneda,
esperando
que yo pidiera
cara o cruz.

Mi alma esa mañana
en la que todo era infancia
y latidos sin razón,
nadando en la telaraña
de la consciencia apenas ganada.
Y yo sospeché que eras tú. Sigue leyendo

Asesinato planeado (sueño)


Estaba dicho y todos lo sabían: Iban a matarme. Era necesario. Era una lucha de poder en la que yo no tenía nada que ver, pero aun así…

Como la hija del presidente, mi muerte era necesaria para poder culpar a los terroristas de ello y así desatar la guerra, pero sería la gente de mi padre la que daría el golpe. Y él era quien había dado la orden de sacrificarme.

Habían dado a mis asesinos una lista con los horarios y situaciones en que yo era más vulnerable: las horas en que dormía en mi cama con la ventana abierta, las noches en que regresaba a casa por aquella oscura y solitaria calle. Sólo era cuestión de tiempo y yo esperaba y esperaba, entre nerviosa y resignada.

Encontré a algunos conocidos en la calle. Tras saludarlos, les pregunté si ellos sabían que yo estaba condenada a morir. «Sí». Y que qué opinaban al respecto. «Así es la vida, dear».

Y a esa sensación de inquietud constante y rabia contenida, se sumó el sentimiento de traición por parte de todos los que conocía.

Ahora no me quedaba más que esperar.

Víctima (poesía)


(Publicada originalmente en Salto al reverso)

SALTO AL REVERSO

Sal de allí, le dijeron.
Y ella dijo no.
Alza los ojos, pidieron.
Y ella los clavó en el suelo
más fuerte, más,
como una estaca de acero,
como si con ello
pudiera evitar
la entrada de ellos
los lobos,
la invasión de su cueva,
el final.

¡Atrás!,
pensó que dijo
con todas su fuerzas,
con suma autoridad,
en medio de un grito
sonoro y severo,
fugaz.

Pero no.
Para entonces
ya no tenía garganta
con que gritar
y un hilo carmesí
corría entre los colmillos
del feroz lobezno
que la alcanzó primero.

Ver la entrada original