Mexicana


Amor, ¿te llevaba en dónde?
En las groseras orillas de las carreteras
mexicanas,
hacia la vegetación exuberante
entre la cual yo quería huir;

en las profundidades de los caminos
mexicanos,
sembrados en cuadrícula o
dejados en nopalera a la deriva.

Te llevaba en mí,
hacía aquella casita en medio del campo,
al escape siempre añorado,
al refugio solitario.

Te llevaba allí
a entregarte a mí.