Luz (poesía)


Ojos abiertos,
ojos cerrados,
no importa.
Yo sólo veo una escena,
la misma siempre,
y siento clara
una llamada.

Y sueño que puedo soñar
que camino en calles ajenas,
que atravieso una plaza
bañada de luz;
y el vestido que nunca tuve
roza las bardas
y las esquinas,
y deja mi aroma
en los rincones
donde pasarás tú.

Y veo en aquella esquina
lo que me espera:
edificios donde no he estado,
un café nunca tomado,
y tú.

Y sueño que puedo
olvidarme de esto.

Sueño que quiero
porque no quiero:
me gusta ser luz.

Sólo que ahora, silencio,
belleza;
silencio en mi cabeza.

Volverá mi alma
en la madrugada
o en el alba,
es una promesa.

Y soñaré con la nada
y soñaré con la luz.

golden grass pasto

Imagen: Photl.com