Ámbar


SALTO AL REVERSO

image

El pintor se frustraba al final del día, un otoño. Buscaba capturar la luz exacta que atardecía en un extremo del cielo, en colores salmón, amarillos, verdeazulados.

Y al final fue sublime en su traducción.

Me acerqué a mirar su obra. Y sufrí, pero yo por una causa secundaria o, más bien, terciaria.

Miré la pequeña esquina de luz solar captada al momento de su huida. Corrieron mis lágrimas.

Todo lo que diga será en vano, todo lo que muestre será en vano. Lo que pueda llorar…

Aunque diga que él endulzó el sabor de la paja en el viento y que, en sus trazos, huele a durazno; aun así, todo es en vano.

Es como tú. Es la belleza.

Es el arrobamiento, el embeleso, el éxtasis de la contemplación.

Es la imposibilidad de la traducción.

Es mi imposibilidad de traducir la traducción.

Quiero hacer mis palabras dignas de ti…

Ver la entrada original 36 palabras más