Despiertos / adormilados


La vi avanzar por la calle, de prisa, con paso decidido. Era una señora de mediana edad con el cabello corto y oscuro. Yo caminaba detrás de ella.

El resto de las personas avanzaban despacio, al mismo ritmo, adormiladas, como muñecos carentes de voluntad. Supe que no comprendían el peligro que nos acechaba a todos.

Me acerqué por detrás y tomé a la señora del brazo. Aunque era yo una desconocida, su sobresalto no duró más de un segundo. Comprendió al instante que juntas podíamos abrirnos paso más rápidamente entre la multitud.

Es que, si estábamos despiertas, debíamos escapar.

La masa de gente se apelmazaba en cierto punto y formaban filas para entrar a un estacionamiento en donde el chico que estaba a cargo repartía automóviles a las personas para que pudieran salir de la ciudad. Se esforzaba por hacerlo de una manera ordenada, sin darse cuenta de que los segundos eran valiosos porque la catástrofe estaba a punto de empezar.

La señora y yo pasamos por un lado del chico y nos apropiamos del primer auto que vimos abierto, un viejo sedán negro. Tres personas más se subieron con nosotros: un hombre de unos cuarenta y tantos años, una muchacha con una prótesis a falta de una pierna y un joven de cabello negro. Fue un movimiento rápido e impecable.

Así eran y así debían ser las cosas ahora. No había tiempo para discusiones o vacilaciones, y las personas que tuvieras a tu lado se convertían a partir de entonces en tu familia.

El hombre condujo el auto y yo quedé atrás con la señora y la chica.

Seguimos a otro coche cuyos ocupantes parecían tan decididos como nosotros. Parecían saber a dónde ir, parecían conocer algún lugar seguro.

Paramos en un edificio grande. A la entrada, la gente esperaba que los encargados les repartieran ropa y cobertores. Robamos lo que pudimos al pasar y entramos sin pedir permiso. Para entonces, ya los intentos por mantener el orden de las cosas se venían abajo lentamente.

Aquel edificio en otro tiempo parecía haber sido una universidad y ahora operaba como un campo de refugiados de alto nivel. Solo los enterados entraban allí. Y, para permanecer allí, debíamos aprobar algún tipo de prueba o examen. Solo aquellos con alguna aptitud útil para esta nueva realidad tendrían derecho a ocupar un espacio en aquel refugio de primera categoría.

Al conversar entre los cinco de nosotros, se hizo evidente que solo el chico del cabello negro y yo tendríamos posibilidades de aprobarlo. Nos dimos a la tarea de estudiar aunque realmente todo lo que necesitábamos saber ya estaba o no en nuestros cerebros.

Anuncios

Azul/rojo (poesía)


Luces azules ante mis ojos,
manos tendidas hacía mí;
demasiado lejana
para poder tomarlas.
Azul.

Lazos rojos en mis manos,
sangre cayendo de mí.
Salida oculta,
imposible hallarla.
Dolor.

Altavoces llamando,
exigiendo,
mi nombre,
mi retorno.

Sirenas rojas,
azules,
dolorosas.

La tortura
del miedo
a lo desconocido
de la muerte:

la parte que no he visto,
desde el lado
de la muerte.

Llamadas azules,
manos rojas,
sangre lejana,
muerte, dolor.

Fotografía: Anthony Easton (PinkMoose) en Flickr.

Fotografía: Anthony Easton (PinkMoose) en Flickr.

Como lobos (poesía y relato)


Día 24 – NaPoWriMo

Medianoche

Horas y horas corriendo
—como lobos—
sin encontrar donde resguardarnos.

La luna sobre nuestras cabezas
cubiertas de harapos.

Y entonces preguntaste
«¿Y dónde están todos?»
«¿Quiénes todos?»,
respondí preguntando.

«Todos los del mundo»,
aclaraste
con tu voz aguda
de apenas ocho años. Sigue leyendo