Reloj de arena


Y mi mano sobre mi boca,
buscando la respiración
que colapsa.

Es esa urgencia,
ese tipo de urgencia
impuesta

cuando uno solo
necesita

pensar…

respirar…

temblar…

gritar…


pusiste el reloj de arena
sobre la mesa
y le diste vuelta,
pero es tu mano la que tiembla.

Es
cuando
giras el vaso
que aprisionaba
a las estrellas
y todas escapan
revoloteando
y golpeándonos
en la cara,
o al menos
esas fueron
tus amenazas.

Es el tiempo
que dices
que amaga
con detener la luz
que parpadea.

Es un:
«decídete»,
pero tú
voz tiembla.

Tu voz tiembla
y grita y revolotea
y llora
y parpadea.

Y mi respiración…
escapa y colapsa,
aprisiona y se apaga.

NaPoWriMo (30 poesías)


napowrimo

Llegando tres días tarde al NaPoWriMo (National Poetry Writing Month), el evento que se trata de publicar una poesía al día durante un mes, comenzaré a publicarlas en este blog.

Haré un poco de trampa, porque también estoy tratando de completar el Camp NaNoWriMo, el evento en el que debes escribir una obra en un mes. (Abril es un mes importante, ya se ve).

La trampa será que a veces colocaré ligas a poemas ya escritos anteriormente en ese blog o en otros blogs, o a veces recurriré a poemas escritos en el pasado remoto.

Será interesante saber si alguien más de ustedes está participando o se anima a participar en estos retos. Sigue leyendo

Reloj de arena


Jamás existió el tiempo,
ni el posible presente,
ni el ayer.
Sólo fue
un reloj de arena
que se deja disolver

(entre mis piernas).

Sólo fue el tiempo robado
al desesperante tic tac
de los relojes de tu infierno
y de mis escaleras.

Nunca fue el tiempo,
ni el otro, ni tú.
Nunca fueron tus manos,
fui yo
la que eligió la ruta a la nada,
el reloj sin mañana,
el futuro sin esperanza,
el perdón.