La noche larga


No era un grillo,
eran dos.
Y se hablaban
casi a compás.

Besé el silencio
de la noche larga.

Y supe distinguir
en su canto
el leve desfase
de nuestros llantos.

Esa fue mi señal.

La noche aclaró
y la mañana fue un sol.

Fotografía: Crissanta

Fotografía: Crissanta