Reposo astral (sueño)


Abandoné la reunión siguiendo al hombre guapo, pero lo perdí de vista entre la multitud que estaba fuera del lugar.

Pero encontré a alguien más: ese hombre del pasado. Él esperaba a una chica en los escalones que daban a su casa. Y yo esperé con él. Recargué mi cabeza en su regazo, en un pequeño espacio, y me invadió una sensación de descanso y ternura. Como si toda mi vida hubiera esperado ese momento y como si eso pudiera sanar el dolor en nuestras almas para siempre.

Pasaron algunos minutos y me di cuenta de que era tarde. Quise marcharme. Se ofreció a acompañarme y yo me negué. La mujer que él esperaba salía ahora, y yo supe que él estaría bien cuidado.

Iba a meterse el sol cuando traté de regresar a casa. Me perdí en las calles y no pude lograrlo.

Anuncios

Vampiros


Como vampiros que persiguen a la víctima,
siguieron esa noche y todas
al alma perdida, los sueños.

Envueltos en nocturna oscuridad velada,
se evaden y muerden al ser inconsciente que duerme,
perdido en su lecho, ausente.

Malditas las horas del sueño que azotan al alma,
acorralada siempre por la pesadilla embravecida.
La sangre que corre en las venas se queda helada,
al tiempo del súbito despertar desde el infierno.

El alma vuelve al cuerpo después del ataque,
las sombras huyen al alba
y la respiración se calma.

Los sueños, negros tormentos,
se marchan aprisa antes de que asome, limpia, la mañana.

Ha vuelto a empezar el día,
la vida aún renace.
La paz viene en vigilia.

Desaparecen a la luz,
los vampiros y los sueños.

(SXC) pesadilla

Retazos


No estoy segura de si estuve allí o no en un sueño (o fue un sueño despierto). Era un espacio amplio, un lugar destartalado en la azotea en algún lugar. Los muros eran amarillos de sol. Llegué ante un hombre y le di la espalda a una mujer. Debía informarles algo sobre mi misión.

—-

En una glorieta blanca, el camión viraba mientras nos daban instrucciones para dejarnos ir al centro del pueblo. Creo que estábamos en primaria, era un viaje escolar. (Fuera de lugar)

—-

Estaba en el Ajusco, terminamos de filmar una escena de la película. Me escabullí lejos del director para fumarme un cigarro y escaparme de la mirada de todo el mundo. (Fuera de lugar)

—-

Miraba a mi hermano jugar nintendo, me encantaba sólo mirarlo jugar Snake’s Revenge.

—–

Una tarde en Coyoacán, sólo divirtiéndonos los cuatro y vagando por las calles. Muy borrachos.

—–

Sentados frente a una mesa, estábamos sólo hojeando un libro. Nos abrazamos mientras lo leíamos y yo recordé aquella vez que platicamos abrazados durante un largo viaje. Era una sensación extremadamente agradable.

Pero la policía de mi mente irrumpió en forma de vigilantes del tren. Aparecieron para exigir que nos separáramos, mientras la multitud rugía allá afuera en una protesta.

Flashes de dos días


  • Llegando a la boda de mi hermana en un camino circular de casas bajas con jardines, plantas y flores por todos lados. (Nerviosa por llegar, contenta, expectante)
  • Cuando paramos en uno de los viajes con mi familia en un restaurante sencillo. Con paredes y mesas blancas. Pedimos tortas o algo así. (Alegre, buen momento)
  • Esperando afuera de una oficina oscura en La Salle por una carta que me escribí para el futuro y que nunca me entregaron. (Enojo, frustración, espera)
  • Una casa de una chica que odié. Un gran patio y una mesa al aire libre. (Ganas de irme, fotografía)
  • En el campamento de cuando salimos de sexto de primaria. Esperando entrar al comedor que estaba en lo alto, y cuyo techo estaba formado por rebanadas de troncos. (Fuera de lugar)
  • Esperando para subir a un camión para regresar a la ciudad desde San Miguel de Allende, cuando fuimos en la Universidad. (Fuera de lugar, incómoda

(Flash: De repente, casi siempre mientras trabajo, llega a mi mente el nítido recuerdo de una vivencia o sueño pasado, a veces muy antiguos y al parecer sin importancia. Lo extraño es que el recuerdo viene sin pedirlo, sin buscarlo, como una asociación instantánea que no comprendo. Durante un solo segundo, percibo el ambiente del sueño o de la memoria, lo recuerdo, me deleito en el detalle que viene hacia mí: una calle, un escenario, un evento. Al momento siguiente he regresado a la realidad de mi nota, de mi trabajo, o de lo que sea que esté haciendo).

Una realidad y un sueño (flash)


De nuevo, en vez de sueños que pueda recordar completos, las visiones que me asaltan en medio de otro trabajo cualquiera.

Esta vez recordé cuando iba llegando a un pueblo a la orilla de los pantanos. Nuestro auto avanzaba con dificultad por la carretera estrecha. A cada orilla, casas con porches blancos; y sentadas ante ellos, hombres y mujeres en blancas mecedoras, mirando nuestro paso.

Un pueblo fantasmal a las orillas del lago. La gente sentada a sus orillas para ver crecer los lirios del lago, mientras se envejece, feliz y tranquilo, como en una novela de García Márquez.

¿Dónde era?

—————-

Y luego vi de nuevo aquel sueño, en el que pasábamos en auto bajo aquel puente que está cerca de mi casa, o de la que era mi casa… o de ambas. Estábamos detenidos por un choque más adelante.

Recuerdo que te bajabas del coche, y de repente no se podía pasar mas que caminando entre el humo púrpura hacia el otro lado. Al fin llegamos a una fiesta de alguien en un campo abierto, donde había… ¿dinosaurios?

Flash edificio


Antes de dormir, cerré los ojos y vi aquellos pasillos que soñé una vez. Una ciudad cerrada con callejones de dos pisos. Yo caminaba por uno de ellos, con algún objetivo que no recuerdo.

Al fondo, una estructura de metal se alzaba con infinitas escaleras y pisos abiertos sin acabar. Sólo pisos de concreto gris y escaleras de metal, sin paredes ni ventanas. Yo estaba allí platicando con un hombre de algo secreto, algo que nadie debía saber.

——

El flash trae otro flash de una vez que soñé que llegábamos al fondo de una calle ancha, después de mucho mucho caminar.  Al final, había una puerta verde de metal muy grande. Alguien debía regresar por él o ella, quien se había quedado atrás.

Los recuerdos tiran unos de otros como un hilo invisible. No acabaría de contarlos todos. Jamás pensé que pudiera recordar sueños que soñé hace tanto. Cómo es posible que mi mente pueda hallarlos entre la maraña de recuerdos conscientes e inconscientes. Y así es.

Flash calle


Manejaba en una avenida grande. Me bajaba del coche tras un accidente o en medio de un mar de coches parados.
Caminando, buscaba una calle o algo, pedía direcciones a las personas que pasaban.
Era la hora del atardecer y me sentía sola.
En medio de una apurada jornada y supuestamente pensando en HP y el conflicto con su CEO, veo de nuevo esa calle. ¿Por qué me pasa esto?, ¿por qué vienen estos flashes cuando menos me lo espero?