Cetro


columnaUn dios
clavado en la cima
brilla

el que ató mis manos
para arrastrarme

Y sin embargo,
nada que reprocharle

Yo lo quise,
pedí esta agonía

Un ancla
clavada en tierra
persiste

la que ató mis pies
para maldecirme

Y sin embargo,
todo que agradecerle

Yo lo quise:
nacer de ella
ser su hija

Un diamante
es la joya
del cetro que sostiene
toda mi vida

de la columna
—rota—
que es mi eje
y mi vía
de salida