Rise


LA CONTINUACIÓN DE LA VIDA V

Bosque, noche rojiza,
asedio insidioso
from the wolf.

Todas las alertas
sonando sin voz.

Compás de espera,
acorralada,
hincada.

«Should I let
myself go?»
«Should I let it
take my soul?»
«Should I get this finally done?»

I attempted one last call
to Him, who denied me before.

Tendí el alma
en confianza,
en entrega,
humillada,
y murmuré La plegaria.
Then God…

concedió:

He gave me a silver arrow
(but not a bow),
He turned my words
into a sword,
and above all:
He shut Morana up.

Silence in my head,
arms at my range.
Vi al lobo a los ojos
and then came the rage.

Risa alocada,
lengua navaja.
Quise su sangre
en cascada.

With one hand
I firmly held the arrow.
And with the other one
me envolví en un halo.

And as I rose,
he was coming down.
And as I rose,
he was coming down.

Such was his hunger
que no sintió la herida:
la flecha, la cuchilla.

And as I rose
él moría.
And as he died
yo volvía.

Y el bosque calló
y se pintó de siena.

Todo silencio
y maleza.

DIBUJO POR CRISSANTA.

 

Violencia


LA CONTINUACIÓN DE LA VIDA IV

 

Las hojas enrojecieron
en alerta.
El bosque entero,
en color cereza.
El mal hablando en mi oído.
Y yo
and the wolf.

Sí, las dos figuras
al centro de la escena
midiendo sus defensas.

Mine didn’t last long.
Me llevé las manos
a la cabeza.

«Please, could you
stop this,
la maldad suprema,
esta voz?»

Con los ojos grises,
cargados de instinto,
sonrió.

El primer rasguño,
casi letal,
fue en ambas sienes.
«That’s where the voices are».

La debilidad,
la inmovilidad,
la incapacidad
de hablar.

El segundo pretendió
ser una caricia,
y el tercero y el quinto
y todos los demás.

Pero ¿cómo un lobo
puede acariciar?
Sus garras son navajas,
su lengua es espada.

De rodillas,
no podía reaccionar.

Era la hora esperada,
la oportunidad solicitada,
Morana, la bufanda,
el mar.
Y no la quise tomar.

Murmuré La plegaria.
Then God…

El olor a sangre,
las cortaduras,
heridas abiertas,
las mordeduras.

La voz was still laughing
in my head.
Vi al lobo a los ojos…

And then came the rage.

 

Suprema


LA CONTINUACIÓN DE LA VIDA II

 

Y eso sucedió
because I was watching
the unmentionable.

Lo deseaba
porque estaba observando
lo inmencionable.

And then it started to talk.

(It was male, dark, evil,
and it wasn’t only in my mind).

«Just a line that flattens», it said.
«And that’ll be all.»

And then I started to listen,
establecer
conversación.

Error, errorrrrrrrr.

«Detach. Let go.»

«I… won’t…»

Y entonces apareció en mi rostro una sonrisa que no era mía.
Y la risa ajena que me duró hasta entrada la noche, la que él vio.

Nunca he tenido tanto miedo en mi vida.
No es hipérbole,
no.

Aguardaba mi señal pero esa no era.
Esa no era yo. ¿Quién era?

Oh, suprema maldad, ¿eras tú?
Lo inmencionable,
¿eso me lo mostraste tú?

«I’ve got thousands of images
and all the time in the world.
I will always be here
with you».

And then I started to scream.
Y todo el bosque resonó.
And then I started to scream.
Y todo el bosque resonó.
And then I started to scream.
Y todo el bosque resonó.
And then I started to scream.
Y todo el bosque resonó.
And then I started to scream.
Y todo el bosque resonó.

«Conversation», por Crissanta, derivada de «When Night Falls It Is Better To Be Reddy For Anything!», por Tony Hammond (CC BY 2.0).

«Conversation», por Crissanta, derivada de «When Night Falls It Is Better To Be Reddy For Anything!», por Tony Hammond (CC BY 2.0).

Bufanda


bufanda

Imagen: Crissanta

LA CONTINUACIÓN DE LA VIDA I

 

Ahí terminaba el sendero,
al pie de la casa en fuego.
No luz más allá,
no nada.

Solo quedó en pie un pilar.
En él até la bufanda.

La dejé agitarse al viento,
probándola.

«There is no one to call now».
Noche,
soledad odiada.

Allí terminaba el sendero.
Aguardé por mi señal.

«Hola, nada.
Adiós, aliento».

«¿Hola, nada?
¿Adiós, aliento?».

Morana (poesía)


Dark and silent,
she’s there,
by the side of the road
that you’re suffering through.

Black hair, pale skin,
shining eyes in the shadows,
beautiful,
devilishly beautiful
and obscure.

You’re running fast
—solitary highway, night—
but still you see her
waiting silent, dark

staring at you
with an infinite look
that comes through ages
and through immeasurable pain.

«¿Will you come?»,
she asks,
or at least you hear those words
in the echoes of your mind.

«¿Will you be mine?»,
she demands.

And you’re compelled to
turn the wheel
and go right to the spot
where she awaits

even if that means
crashing into the wall,
into the mountain,
against life.

That’s what she wants:
For you to go home.

But you think of that
in a flash:

«¿Is that really home?
¿Is she real at all?
¿Or is she just in my head
like they always say?»

Beautiful Morana,
go away.

Beautiful Morana,
stay
the fuck
away.

And you slow down,
keep the wheel straight,
and say goodbye
for now
to her.

VERSIÓN EN ESPAÑOL

Silenciosa y oscura,
ella espera
a la orilla del camino
que atraviesas.

Negros cabellos, piel pálida,
ojos brillando en la sombra,
hermosa,
endemoniadamente hermosa
y negra… (Sigue leyendo en Salto al reverso)

Fotografía de Edgar Salazar publicada originalmente en Dimedio Estudio.

Fotografía de Edgar Salazar publicada originalmente en Dimedio Estudio.