El ojo del universo


El cuerpo no responde,
el alma
se concentra en el dolor.

El azul marino
—¿o el negro?—
la devora,
y pides perdón.

No hace falta.
Yo comprendo y no:

las opciones se reducen
al extrañe o el destroce,
la implosión o la explosión;
la sinrazón.

Y me miras fijo:
«Yo sé tus pensamientos».
Sí y no.

Ellos no, pero yo los veo todo el tiempo.

El ojo del universo
observa desde lejos
nuestra obsesión.

Y cantamos los recuerdos
en los giros de los bailes
alegres y tristes,
sin redención.

Hablamos de nuestros hijos
que no están presentes.
«Yo sé tus pensamientos»,
dices.
Y no.

Ellos no, pero yo los veo todo el tiempo.

Y el ojo del universo
arroja su mirada
ubicua y silente,
y no sabremos nunca
si tenemos su perdón.

Anuncios

Encuentro en Cuernavaca (sueño invitado)


Les comparto un sueño-encuentro, cortesía de mi hermana:

Recuerdo que la última vez que te vi, ambas despiertas, fue antes de una catástrofe provocada por mí misma; han pasado tres meses y ayer noche te vi de nuevo, pero en el plano astral.

Hablamos y me dijiste: “Yo paso por ustedes y nos vamos a Cuerna”, y te conteste que sería magnífico, que allá podría enseñar a Diego a nadar. Después de eso, sentía mucho estrés pues no estaría lista a tiempo ni con las cosas que pensaba llevarme al viaje.

Pero finalmente llegamos: el lugar lindo, abierto, tranquilo, verde… Diego, tú y yo.

¡Creo que ya te extraño mucho! Gracias por visitarme en mi sueño.

(Ohh, I miss you too).

View this post on Instagram

#cuernavaca #atardecer

A post shared by Carla Paola (@crisssanta) on

Ciudades lejanas


(Sigo soñando con) ciudades lejanas. Camino todas las noches por calles desconocidas y edificios imaginados.

Sueños aterciopelados en colores cálidos, anaranjados.

Una librería hermosa, una mesa de cafetería rodeada de gente de otros países, personas nuevas para conocer.

Una universidad enorme, y yo empujando una carriola a través de sus jardines y viendo un espectáculo desde las gradas de un enorme estadio.

(Él soñó) dos veces que yo caía de un edificio. La primera en un edificio extranjero y por falta de pericia, la segunda de un edificio familiar y por voluntad propia.

realidad alterna sueños caleidoscopio

Six Flags


Que yo lograba conseguir los boletos para ir al famoso parque de diversiones, y hacía a todos muy felices.
Que comíamos manzanas (veneno) y dulces.
Que el despertador arruinó el momento de mi alegre compañerito de por fin subir al esperado juego.
(Creo que es hora de que deje de conseguir en Ticketmaster boletos para todos y para todo evento al que los demás quieran ir).

Sueño ajeno


(Javier dice:) Estábamos en el campo de guerra. Ya habíamos acabado con los alemanes cuando cruzamos la colina. Todo nuestro ejército estaba en posición, pero de nuestro batallón sólo quedaban 15 soldados. “Bring the boys back home”, cantábamos. Y todos los demás nos miraban como pensando: “Ya llegó el batallón de los locos”. Ibamos a hacer un gran ataque.

call_of_duty_3_17

Tú estabas allí en la guerra. Entonces decidí casarme de una vez contigo, te dije que si no era ahora, probablemente íbamos a morir en la guerra. Frente a una gran piedra, un padre nos casó. Era grande y gordo, como el Fraile de Robin Hood.

friartuck01robinandmarian