Siamese


As long as I can,
as long as you want.

Hasta donde yo pueda,
hasta donde tú quieras.

Porque siempre tendrás tus piernas
para caminar,

pero a mí no siempre me tendrás.

Y nunca habrá un abandono
más completo
ni incondicional…

y siempre lo vamos a extrañar.

Nunca estaremos tan solos
ni tan amorosos.

As long as I can…
Hasta donde no se pueda más…

«Te amo»


BLOG SALTO AL REVERSO

En el último momento del día,
en el postrer esfuerzo
que me demandas.

Derrotada. En el piso
por enésima vez
en la jornada,
a punto de perder
la batalla.

Pero me abrazas.
Algo se enciende
en tu mente
y te me abalanzas,
haciendo el sonido
de siempre:
—Uhhhh, mama.

—Sí, te amo
—digo, como siempre,
conquistada.

—… a-mo.

(¿¡!?)
Las campanas de la vida
suenan en cascada.

—Te amo.
—A-mo.

Tu carita de triunfo
ante la nueva palabra.

Yo, a punto de estallar
en lágrimas.

—Te amo.
Te… a-mo.

Ponerle un vocablo
al sentimiento
transmitido,
percibido
desde el vientre,
desde mi alma
hasta tu alma.

Tu cabezota
adorada
que se recarga
en mi hombro,
abandonada.

Tu voz diminuta
en mi oído
diciendo esas palabras.

—Te amo.

Victoria personal,
transmisión de amor
y enseñanza;
hay personas
que jamás aprenden
a decir esas palabras.

Ver la entrada original

The long path


«Eres tú», pensé, mirándote de nuevo a través del éter.
—I’m sorry.
—Don’t be.
—Pero debe ser difícil para ti, no tienes carritos…
—Tengo todo.
Y yo entendí a que te referías.
—Perdóname —repetí.
—No lo sientas. Todo salió de acuerdo al plan.
—¿Cuál plan? ¿What for?
—For you to feel.
Y me lo mostraste a él, tan parecido a ti, y mi speech de ayer: the long path que me ha traído hasta aquí.

L (sueño)


Que todos se iban menos nosotros; D me lo anunció y me ofreció café. En ese mundo paralelo extraño, esa realidad alterna de algunos sueños.

Y el café en el otro mundo se sirve en metal, parece.

Pero lo importante era ella; ella y su padre, que eran tan parecidos: la piel en bronce, el cabello negro, los ojos oscuros y sonrientes, la preciosidad. Y ella, de seis años, contaba un cuento sobre su papá. Y ella me abrazó cuando dijeron «mamá».

Bebé


Me atraes hacia ti,
cabeza con cabeza:
descubriste que me puedes abrazar
si me jalas las orejas.

Ojos contra ojos,
boca contra chupón,
nariz contra nariz,
corazón contra corazón,

soul against soul.

Te hice un beso esquimal
y te echaste a reír.

Y pensar

que pensé que te perdí
cuando quise que te fueras,

que pensé que no vendrías
cuando no quise que vinieras
y luego cuando sí.

Pero te encontré en la pradera…

Te pensé estrella
y eres sol.

Te pensé abstracto
y eres materia.

Me pensé piedra
y soy ternura
(aprendida).

Nos pensé muerte
y somos vida.

¿Me has perdonado?

Pero ¿y ella?

«Selfie zzz», por Crissanta.

Madly :)


No, I don’t like cars.
But now my bag is full of them.

And certainly
I don’t like the
‘ba-ba’… balón,
or to play futbol.

And no, my name is not ‘dadá’
or ‘dedé’,
or just a plain loud cry.

Nor do I like the perpetual chaos
and the mess.

Oh, boy, but how much I laugh these days.

: )

And how thrilled I am now
to see a helicopter
or a ‘cuac’,

la lavadora,
el coche
o el ‘guagua’.

And how scared I am
of your ‘cara de monstruo’
or your shark bites.

And how grateful I am
when you fall asleep
in my arms.

But more than that,
I am madly in love
with the perfect cabezota
that you have.

And I absolutely did love
the way you said today
‘ma-má’.

: )

Cuadrícula


Tus ojos ante la luz
que cuadricula el espacio,
tus ojos ante la luz,
enamorados.

Es que recuerdas el prado,
el resplandor deslumbrante
donde nos encontramos.

Es que recuerdas
el brillo inexpresable
del otro lado.

Tus manos sobre mí
—tan suave tacto—
siempre buscando
y aferrando;
contacto amado.

Tu boca adorada
—tus besos de calor—
es la risa y la sonrisa,
la exploración.

Es que buscas la vida
y recibes amor.

Tus ojos ante la luz,
encandilados.
Mi vida ante tu vida,
dedicada.
Mis ojos ante tus ojos,
entregados.

 

Publicado originalmente en Salto al reverso: Cuadrícula.