Astromelia


SALTO AL REVERSO

«Astromelias», fotografía por Crissanta.

Te busco en la oscuridad
donde ya sé que no estás,

sondeando la incógnita
de la audiencia muda
tras el éter que se vislumbra.

Doy mi mejor sonrisa,
la única
en estos tiempos de bruma.

¿Dónde estás?
Recibo un ramo de rosas.

Y tú, de nosotras,
claveles y lirios,
crisantemos,
gardenias.

Solo el duelo me ha hecho reconocerlas;

sobre todo a ellas,
las astromelias,
que florecen tras días,
en belleza tardía.

Como yo,
que llego tarde
a todas las despedidas.

Que entiendo tarde
las pérdidas y las cenizas.

Que entierro tarde
las cosas que se terminan.

Ver la entrada original

Anuncios

Manteniendo el fuerte


Corazón roto,
alma quebrantada,
cuerpo violentado,
salud extraña.

Mente por fin clara
pero en batalla.

Solo el relámpago de unos ojos
me inquieta y me calma.
Sus recuerdos me traspasan,
dejan vacíos en el alma.

Y cada noche, cada mañana,
siempre, cada jornada.

No crisis.
No colapsos.
No manos que dañan.
No lenguas extrañas.
Solo llanto civilizado
o nada.

Eso es
lo que pasa.

Victoria


Victoria.

¿Lo hemos logrado?
¿Yo y ella,
él y todos,
Dios?

¿Adiós al continuo salto
al filo de la navaja
de la razón?

¡!

Maravilla,
controlar mis manos.

Gloria,
usar mi voz.

Suprema dicha,
desterrar la idea
asesina,
atroz.

¡!

Ella,
sus manos que guiaron mis ojos
para ver.

Él,
infinita paciencia
que me regaló la alegría
y la fe.

Él,
mi prodigio de calma,
sus ojos limpios,
sus palabras que me llenaron
de amor.

Él,
quien alcanzó mi mano
en el abismo mayor.

Él,
cuya traición y malicia
provocaron la reacción.

Él,
el enemigo
que se reveló.

Dios,
que definió el montaje
y rehusó el deseo
de mi corazón.

Bien,
me quedaré una hora,
el minuto siguiente,
décadas bajo el sol.

Si eso es lo que quieres,

Dios.

Toda la vida
bajo el escudo
que hemos creado
ellos y yo.

Final victoria.
¿Lo hemos logrado?
¿Realmente acabó?